Estado nacional y soberanía

Welcome!

This community is for professionals and enthusiasts of our products and services.
Share and discuss the best content and new marketing ideas, build your professional profile and become a better marketer together.

Muchos estudiosos señalan la Paz de Westfalia de 1648 al final de la Guerra de los Treinta Años en Europa como el origen del sistema actual de estados-nación soberanos.



La soberanía nacional permite a cualquier nación tomar decisiones “soberanas” sin importar el efecto que cause a las demás. Si contamino mis aguas y mi aire, pues son míos. Pero, ¿no circulan por todo el mundo? Piénsalo: la ONU es un acuerdo de estados soberanos, por tanto no puede resolver nada. Si nuestras ciudades (como lo eran las “ciudades-estado”) fuesen soberanas en ese sentido, ¿cómo harían las naciones?

Es como cuando se formaban las naciones actuales. Las ciudades estados veían en la nación naciente una amenaza. Los señores feudales en las grandes extensiones y la naciente burguesía veían, con razón, con malos ojos a esos reyes. Pero sólo cuando aquélla parte de la soberanía que cedía la ciudad a la nación se percibía que lo era en beneficio de la “nación” colectiva, se hacía voluntariamente.

Por otra parte, la soberanía nacional es, por su propia naturaleza, una causa fundamental de la guerra, porque cada gobierno soberano nacional considera la seguridad y la defensa contra una posible invasión o agresión como un interés primordial y vital.

El concepto de nación-estado, es, para la gente de la Tierra, un impedimento estratégico para tener un gobierno con una visión planetaria.

En la actualidad, los dos principios fundamentales que justifican la soberanía nacional: el estado de derecho y la búsqueda del bien común de sus súbditos, han sido socavados, por lo que la soberanía nacional, como tal, se ha vuelto obsoleta. El mundo de hoy, la única forma de democracia que podría aspirar a los ideales de la concepción filosófica tradicional tendría que ser global, una que pudiera legislar para implementar medidas globales para enfrentar problemas globales (como los estados soberanos no pueden) y podría mantener la Regla de Ley mundial (que impide el ejercicio de derechos soberanos por naciones independientes).

Sin embargo, el Complejo Militar Industrial Narco Financiero Terrorista (El “Imperialismo”) también desea destruir las naciones-estado, para implantar el “Nuevo Orden Mundial”, término que nos robaron en 1991. Su intención es implantar un gobierno fascista mundial, tipo Hermano Mayor, para lo que necesitan barrer con todo concepto de soberanía nacional.

Por ello, la soberanía nacional, nuestro impedimento estratégicamente hablando, nos defiende contra el Imperialismo. El COMINF desea un mundo bajo su poder, sin naciones, sin gobiernos nacionales que impidan la libre apropiación de los recursos y el libre movimiento de sus capitales. Allí nos atrincheramos.



Entonces, ¿Qué hacemos?

Definitivamente como Tarzán: no soltamos una liana hasta que no tengamos la otra asegurada.

La soberanía nacional es nuestra trinchera contra el Imperialismo.

Pero debemos ir construyendo un gobierno mundial, muy diferente a la ONU, que asegure que esa parte de la soberanía que entregamos a un colectivo mayor (el mundo) estará bien resguardada por un gobierno que vea por los intereses globales.

Ese nuevo gobierno mundial está reflejado en la Constitución para la Federación de la Tierra. ¿La conoces?

Este foro tiene por intención abrir el debate en América Latina y el Caribe sobre este tema, para perfeccionarlo. Participa.

0

Pregunta 1: ¿Está vigente el concepto o categoría de “Estado Nación”?

Avatar
Leopoldo Cook

¿Qué es el estado-nación? ¿En qué momento los estados se apropiaron de la soberanía del pueblo? ¿Qué función cumple el Estado-nación, los derechos de quien defiende?

Avatar
Descartar
1 Respuesta
0
Best Answer


Para la construcción de la nueva sociedad planetaria, muchos conceptos deben ser reemplazados por otros nuevos. De ahí la invocación del Renacimiento 2.0.


Sin duda, el concepto clásico de Estado fue agotado por la globalización (económica) y la globalización (política). Pero, dadas las proporciones, relativamente, el estado-nación sigue siendo una "trinchera" contra el imperialismo porque está en el período de espera de un proyecto de Estado mundial.


La territorialidad y autodeterminación de las naciones, los principales componentes del concepto de Estado clásico, se han vuelto relativas en relación con el poder imperial que tiende naturalmente al centralismo hegemónico. Son “trincheras” al mismo tiempo un factor de transición para la constitución de un estado mundial, que tendrá dos caminos alternativos de transformación: un estado mundial democrático por la vía socialista o un estado mundial autoritario por la barbarie o guerras. Y este es el desafío que imponen las inflexiones de la historia, la macro etapa social, el fin del capitalismo, el cataclismo climático, el descontrol tecnológico, la inseguridad de las ciencias ...


No hay forma de pensar en el estado mundial como una composición federada de estados nacionales, tal como se ha hecho con la ONU. Tampoco basta con acabar con el Consejo de Seguridad o con organismos internacionales, como la OMS. OMC, MERCOSUR, OEA, etc., para restaurar otra forma de soberanía. Es el final del antiguo orden y el comienzo del nuevo orden.


El Estado es una categoría política de rasgos jurídicos, es decir, depende de los valores culturales morales, que son fundamentales para la arquitectura de cualquier forma de Estado basada en el derecho positivo.


Para los defensores de un gobierno mundial democrático, el estado cerrado debe cambiar a un estado abierto. El estado abierto construido por la adhesión de comunidades en una relación geopolítica que considera la autonomía jurisdiccional (territorial) y la subordinación política sobre la base común de valores culturales. La suma de las unidades de la comunidad autónoma (microestado) y sus relaciones de interdependencia horizontal y vertical es lo que conceptualizará el estado abierto en la configuración del estado mundial.


Uno de los mayores obstáculos es la adhesión de las comunidades, pueblos, naciones a sus propios valores culturales, como se mencionó anteriormente. Son estos valores, valores comunes que son aceptados por el general los que promoverán la integración política y jurídica en un Estado mundial constitucional. Es decir, los valores morales culturales comunes asumirán valores constitucionales. ¿Qué valores morales y preceptos éticos son estos?


La colección de valores es numerosa y variada. Pero hay valores universales, aproximados y distintos. Vg, son valores morales prohibitivos o punibles "no robar", "no matar", "no mentir", y los virtuosos o loables "libertad", "solidaridad"; las semejanzas que son similares por la historia común entre los pueblos y los distinguidos por la lejanía del origen histórico de cada uno de ellos En el estado abierto, formado por estados microcomunitarios, la jurisdicción reúne diferentes valores en grados para confundir territorialidades - “los vecinos se parecen”.


El Estado Abierto como filosofía política puede entonces, solo así, establecer la legalidad de las condiciones de autonomía y subordinación jurisdiccional para que el poder político establezca la gobernanza relativa de la entidad comunitaria y el poder político de la comunidad proporcione la subordinación jerárquica del poder del Estado mundial configurado en “ nuevo orden de cosas ”. Una inversión de la pirámide política jerárquica donde las leyes solo se legitiman con el referéndum de las asambleas populares comunitarias según los valores culturales y contingentes que les son propios. En síntesis.

Vunus, 16/11/020.

Avatar
Descartar

Siempre primero.

Sé el primero en enterarte de las noticias, tendencias y productos más recientes,